martes, 10 de mayo de 2011

Rosa María Molló

Si ayer destacábamos la trayectoria de Almudena Ariza hoy le toca el turno a su competidora en la categoría de reporteros de los premios de la Academia de la Televisión, Rosa María Molló. El tercero en discordia, por cierto, es Jordi Évole a quien yo no consideraría exactamente reportero, que haga su programa en exteriores no lo convierte en tal, pero no soy académico así que...
La Molló se ha destacado en los últimos años por su labor como corresponsal en Nueva York, Asia-Pacífico y actualmente Jerusalén. Gracias a ella entendemos un poco mejor los conflictos de Oriente Próximo.
Pero Rosa había comenzado su carrera en 1984 en RNE donde permaneció hasta 1987 cuando fue nombrada directora de Radio Vilafranca del Penedés. Tan sólo un año más tarde decide completar su formación en Indiana (EEUU) algo que la une a su colega Ariza.
A su vuelta es fichada por TVE Cataluña donde presenta documentales, informativos diarios y programas como "Teleuna" con reportajes relacionados con la sociedad catalana. Cada emisión era monográfica y no sólo incluía reportajes sino también entrevistas en plató. Ya en aquella época manifestó su interés por el reporterismo y siempre que podía dejaba el estudio aunque fuera para presentar un espacio desde un globo.
En 2001 fue la enviada especial a Afganistán para realizar crónicas de guerra, tras esa dura experiencia pasa a formar parte del programa de denuncia "Línea 900". Dos años después consigue por fin una corresponsalía, la de Nueva York y se trasladó por buena parte de los Estados Unidos para transmitirnos noticias como la del huracán Katrina.
Su vehemente forma de comunicarse la hace mucho más cercana que el resto, por eso es una de las favoritas de los espectadores, se agradece que alguien contagie su pasión periodística.

10 comentarios:

  1. No quiero quitar merecimiento a su actual trabajo en la corresponsalía de oriente medio, pero a mi Rosa María Molló me gustó mucho en Nueva York. En Asía-Pacífico pasó bastante desapercibida.

    ResponderEliminar
  2. una de mis favoritas, sin duda. aunque es verdad que a mí me gustaba más en china que ahora en oriente medio.

    ResponderEliminar
  3. Rosa, aparte de una magnífica profesional, es una excelente persona. Ahora que se marcha un tiempo, a petición propia, le deseo toda la suerte del mundo en ese nuevo puente que va a cruzar con la misma pasión que le pone a todo en la vida, como ella misma dice. Suerte y hasta pronto R.

    ResponderEliminar
  4. Rosa María Molló aportaba un estilo fresco, dinámico y muy personal en sus crónicas desde Nueva York, que contrastaba mucho con el estilo más institucional, encorsetado y aséptico de sus colegas de otras corresponsalías.

    Se percibía en sus piezas que le apasionaba informar desde Nueva York, parecía completamente integrada en el espíritu neoyorquino, sentía y transmitía el pulso de la ciudad, por eso desprendía ese entusiasmo. No es casualidad que mucha gente la recuerde precisamente por su paso por NY más que por Pekín o Jerusalén.

    Aunque ha resultado ser toda una revelación como corresponsal, Rosa María Molló tiene un largo recorrido como presentadora y redactora de los informativos de TVE Cataluña ("Teledues",
    "Giravolt", "L'informatiu") durante toda la década de los noventa.

    Creo que, salvando las distancias, se la puede considerar como la Rosa María Calaf actual, la contemporánea y heredera de un estilo de reporterismo que combina el rigor con un sello propio y personal.

    ResponderEliminar
  5. Rosa no se puede comparar ni con Calaf. Es una pena que la televisión pública no la trate como se merece. Se va a petición propia. Eso dicen y no lo dudo. Pero... ¿volverá?. Los que todavía seguimos las noticias por televisión perdemos una mujer, una imagen, un estilo, un corazon ... todo combinado con su rigor y pasión contagiosa la hacía diferente y única. Gracias señora. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Yo quisiera saber; y perdonen mi ignoracia, que y quien nombran las corresposalias.
    Existen peticines,cupos,tiempos,otras exigencias, etc.
    Que bien lo hacia desde NY, yo nada mas oirla "se me paraban los pursos"

    ResponderEliminar
  7. Tu ignorancia no es tal, en realidad hay mucho misterio en torno así. La teoría dice que las corresponsalías deben ser ocupadas por redactores de la casa, del área de internacional y que hayan demostrado su valía previamente, es casi un premio. Eso sí, es un sacrificio personal así que no todos están dispuestos a asumirlo. En TVE nos han "regalado" crónicas de profesionales excepcionales, de algunos hemos hablado aquí y de otros lo haremos en el futuro.

    ResponderEliminar
  8. En mi bitácora dejé testimonio de uno de sus reportajes. Estaba en su blog de RTVE, Aqui Nueva York. Impagable. La pobreza del país más rico del mundo.

    Cartas de este mundo.

    http://elciudadanocabreao.blogspot.com/2008/11/rosa-mara-moll-aqui-nueva-york-cartas.html

    ResponderEliminar
  9. Periodista HIPER-PARCIAL,,,,,no me gusta NADA,,,y su estacia en USA fue una vergüenza para el periodismo serio

    ResponderEliminar
  10. Estoy muy de acuerdo con el comentario de 'retahila' (por cierto, qué magníficamente escrito está ese comentario, felicidades).

    A mi la Molló me gusta incluso más que la Calaf, aunque esta última es genial también. Solo hay otra que me gusta tanto como la Molló: la Bosch.

    Tanto durante su etapa en Washington como en la que acaba de finalizar en Londres ha estado simplemente soberbia. Además, completaba TODOS los aspectos habidos y por haber de las informaciones ocurridas en esos países en un magnífico blog que tenía en rtve.es donde hacía un repaso pormenorizado para todos aquellos espectadores que quieren conocer detalles. Si no conocéis sus blogs, os los recomiendo.

    Sobre los nombramientos de los corresponsales, corresponden a la discrecionalidad del director de informativos. Se van por un tiempo determinado después del cual pueden ser renovados o relevados. También son frecuentes los bailes de corresponsalías en los que uno se traslada a otra aunque no haya terminado su periodo. Siempre requiere la aceptación por parte del periodista (no se les puede obligar). Los hay que no se irían por nada del mundo (por circunstancias familiares o lo que sea) mientras que otros andan trabajándose el encargo todo lo que pueden (lamiendo ya sabéis qué al director de informativos).

    Respecto al último comentario, el de un anónimo que dice que es hiper-parcial... es una acusación que me tomaría en serio si fuese respaldada con algún argumento, algún ejemplo de un caso concreto donde se mostrase tal parcialidad. Si tanto lo es, no hubiese sido difícil poder nombrar uno. A saber qué entiendes tú por periodismo serio....

    ResponderEliminar