lunes, 19 de junio de 2017

Raffaella en "Estudio Abierto"


Raffaella Carrà es casi tan española como italiana o, al menos, así lo percibimos muchos de los que hemos crecido no sólo con sus canciones sino con sus programas en televisión. Ese trabajo como show woman es el que nos ha permitido descubrirla más allá de sus festivos temas musicales y quererla como una comunicadora más del país. Desde que debutara en TVE como invitada de "Señoras y señores" en marzo de 1975, su contribución al mundo del espectáculo televisivo patrio ha sido intermitente pero muy valiosa, por eso cada vez que regresa a nuestras pantallas es un acontecimiento. En mayo de 1982 se produjo una de esas rentrées en el programa dirigido y presentado por José María Íñigo en la Segunda Cadena, "Estudio abierto". El vasco y la italiana se conocían ya porque ella había sido la estrella de una memorable actuación en "Esta noche fiesta" en 1977 que incluso terminó en comisaria (tal y como contamos aquí). 


Su reencuentro con el público español en este programa no era casual, aunque se emitiera en la cadena minoritaria, este programa era uno de los más populares de la época y solía alcanzar cifras de audiencia espectaculares, cercanas a los ocho millones de espectadores. Raffaella sabía que ser entrevistada por Íñigo era un baluarte, una garantía de prestigio, si no aparecías en su espacio, tu espectáculo no iba a tener éxito. Supo aprovechar esta oportunidad al máximo, en la breve entrevista con la que se iniciaba aquella emisión informaba a los espectadores de su larga gira por Latinoamérica donde había recibido el cariño de todos los países visitados pero también recalcaba que "esta noche me siento particularmente emocionada porque Madrid ha sido mi primera ciudad después de Italia donde he actuado y he empezado aquí mi carrera internacional y, entonces, desde aquí he tenido muchos éxitos después pero nunca olvido mi primer amor" (sic).


Tras la entrevista llegaban otros contenidos del programa pero se anunciaba que la Carrà actuaría más tarde, no podía ser de otra manera y ella no decepcionó. Vestida con un largo traje dorado de hombreras que harían palidecer de envidia a Joan Collins y Linda Evans en "Dinastía" (cuando no lanzarse a arrancárselas en un claro precedente de la maldita lisiada) interpretó un primer popurrí de sus últimos éxitos en español, algunos inéditos en aquel momento en España. Destacó la loca puesta en escena para ese tema inmortal que nos hablaba de una infedilidad oculta dentro de un armario. Aplausos emocionados del público presente en el Estudio 1 de Prado del Rey y también del  genial humorista Miguel Gila, cuyas manos se colaban en el primer plano del presentador cuando agradecía la primera intervención musical de Raffaella e iba a dar paso a la entrevista con el cómico que regresaba de Buenos Aires y anunciaba su retorno a España tras un exilio de varios años.


En el larguísimo programa de Íñigo se sucedían las entrevistas y las actuaciones durante casi tres horas de directo (contando las pausas de publicidad porque sí, todavía la había entonces). Raffaella ofrecía un segundo popurrí con éxitos como "Caliente" o aquello de "Mamá, dame cien pesetas" acompañada de su grupo de bailarines que tan pronto aparecían semidesnudos y sin conocer el concepto "depilación", como vestidos de niños o con un imposible frac azul y rosa. El último tema de aquel reencuentro fue, cómo no, "Adiós, amigo". Da igual que aquel día también actuara la brasileña Gal Costa o el grupo Bordón 4 o la reunión ante las cámaras de los futbolistas Zarra y Panizo, no importa que los rotulistas del programa no supieran escribir bien el nombre de Raffaella y le quitaran una L; aquella noche, la Carrà conseguía otro éxito y que los españoles desearan que pronto volviera a tener su propio programa aunque para eso tendríamos que esperar casi una década. 


Nota: Siento que la calidad de las imágenes no sea superior pero esto es lo que hay, amigos.

jueves, 8 de junio de 2017

La Mercedes Milá más animada

  

En enero de 1990 Mercedes Milá regresaba a TVE en horario estelar, 21.30 h, y en la Primera con "El martes que viene". Su último programa en la pública se remontaba a 1986, "Jueves a jueves", y tras una breve experiencia en TV3 con "Dilluns Dilluns", aseguraba volver a su casa aunque al final de esta serie declaraba que no le importaría fichar por las recién estrenadas cadenas privadas, cosa que haría dos años más tarde con su "Queremos saber" para Antena 3. Este nuevo espacio mantenía la fórmula que habían ido perfeccionando desde "Buenas noches" a principios de los ochenta la periodista catalana y su pareja de entonces, José Sámano: entrevistas a personajes de actualidad y música en directo. En esta ocasión también habría sitio para las tertulias y una nueva sección que sería un brillante broche de oro a la trayectoria de un genio: José Luis Moro. 


Cada semana se ofrecían unas breves "tiras cómicas", tal como las definía el propio programa, en las que se echaba un vistazo al futuro. A través de unos cortos de animación se imaginaba cómo la Milá entrevistaría 20 ó 30 años después a políticos como Felipe González (todavía en el poder en 2012 según sus previsiones) o a un Manuel Fraga recién retirado de la política a sus 100 años pero intentando mantener el poder en el asilo al que había sido "retirado" y que era regido por unas sospechosas monjas con apellidos como Hernández Mancha o Verstrynge. 


Quizás uno de los más comentados fue el que llevaba a Mercedes a Sevilla para retransmitir la boda de la Pantoja nada menos que con Juan Guerra, hermanísimo de Alfonso y que unas semanas antes había protagonizado una tensa entrevista en ese mismo programa que la propia Milá califica como una de las peores de su carrera. 
   Las caricaturas "futuras" eran obra de Alfonso Ortuño, dibujante fundamental de la Transición que además de trabajar en distintos periódicos de 1969 también fue habitual de TVE en una época en la que las caricaturas servían de complemento hasta en los informativos para aquellas noticias de las que todavía no se disponían las imágenes. También sería él quien diseñó los famosos Muñegotes del programa "¿Pero esto qué es?". Las voces pertenecían a los imitadores Javier Capitán y Luis Figuerola Ferretti con la intervención algún doblador profesional y de la Milá haciendo de sí misma. Estas voces y caricaturas eran recibidas en los Estudios Moro que se encargaban de animarlas bajo la dirección del genial José Luis Moro, el hombre que, junto a su hermano Santiago, protagonizó la primera edad de oro de la publicidad española consiguiendo todos los premios internacionales en los 50 y 60 hasta que decidieron retirarse de la competición para no abusar. Pero además de eso, Moro es el creador de la familia Telerín, de las mascotas y cabeceras del "Un, dos, tres" y hasta de las del Telediario hasta finales de los 70. Estos breves sketches animados fueron su última contribución a TVE amén de las actualizaciones de las cabeceras del concurso dirigido por Chicho hasta 2004. Semana a semana y durante 6 meses, su (por entonces) pequeño equipo trabajó a marchas forzadas para ofrecer estas joyitas con una fecha de entrega muy ajustada para que el juego con la noticia no quedara obsoleto. Ahora Archivo RTVE está recuperando el programa y es una excelente ocasión para comprobar que Moro mantuvo hasta el final su estilo y esa fluidez tan descarada en sus animaciones.


lunes, 5 de junio de 2017

En la naturaleza


¿Playa o montaña? Esa era la pregunta que se hacían las familias que en los ochenta podían irse de vacaciones en verano cargando con los niños y hasta los abuelos en un utilitario en el que unos iban encima de otros y las maletas se colocaban sobre la baca con sabiduría de experto jugador de Tetris. Con ese panorama no es raro que la TVE de 1986 aceptara el proyecto de Fernando L. Rodríguez de realizar un programa eminentemente ecológico destinado a los niños y que les hiciera ver más allá de su destino vacacional. 


El propio Fernando se encargaba del guión y la dirección y se reservó una parte de la presentación. El programa recibió el nombre poco imaginativo "En la naturaleza" y su objetivo claro era "mostrar los principales ecosistemas donde habitualmente se suelen pasar las vacaciones -playa, montaña, valles, desembocaduras de ríos, etc.- sugiriendo posibilidades de contacto con la naturaleza" según el Anuario de RTVE 1987 que resumía las producciones del año anterior. Rodríguez era un experto en estas lides naturalistas porque había formado parte del equipo de "El hombre y la tierra" y más adelante de "Las aventuras de Api" y "Juegos de la naturaleza".


La verdadera estrella del espacio, sin embargo, era Sonia Martínez, que ya había presentado otro divulgativo,  "3, 2, 1... contacto" en 1982, y uno de los buques insignia de la programación infantil de principios de los ochenta,  "Dabadabadá" en sustitución de Mayra Gómez Kemp y Rosa Otero en la temporada 1983-84. Al año siguiente había debutado en el cine con la película de Gonzalo Suárez "Epílogo" y antes de este nuevo programa había estado rodando en Asturias "Segunda enseñanza" la serie de Ana Diosdado que transcurría en un instituto en la que intervenía buena parte de la nueva generación de actores españoles, desde Jorge Sanz a Maribel Verdú, pasando por Javier Bardem, Amparo Larrañaga, Aitana Sánchez-Gijón o Gabino Diego. 


Aquel año, pues, se planteaba como fundamental para la carrera de Martínez, en enero se había emitido la serie de Diosdado y en verano comenzaba "En la naturaleza". Emitido semanalmente en la 2 en torno a las 19 h, podemos decir que fue el primer programa ecológico destinado a la juventud. Junto a Sonia y Fernando, intervenía un grupo de chavales preguntones que permitían que el director y guionista demostrara sus conocimientos sobre el entorno visitado, su flora y fauna y diera prácticos consejos. Incluía secciones sobre deportes que se podían practicar en plena naturaleza, consejos médicos de primeros auxilios para pequeños accidentes que podían ocurrir durante una excursión y un informativo con el título de, atención, "Noticias Panda". Además se proyectaban reportajes de las televisiones europeas adscritas a la red Eurovisión sobre ecosistemas de otros países. 


Para hacer más ameno el discurso había animaciones explicativas y pequeños anuncios también en dibujos animados con mensajes concisos, un poco al estilo de "La bola de cristal". Y no faltaba una marioneta, estamos en los ochenta, la década en la que todo programa tenía su mascota parlanchina, en este caso el Buitre Cutre con el que los presentadores tenían pequeñas riñas que nunca pasaron a mayores... una pena. 
   Quizás los de mi generación recuerden vagamente que algo escandaloso sucedió con este programa. En realidad no fue con él sino durante su emisión. Sonia Martínez se encontraba en Ibiza grabando un capítulo de una serie policíaca alemana y en un descanso del rodaje tomó el sol en top less. Un fotógrafo captó la escena y fue portada de "Interviú". Esto no hubiera ido más allá de la sorpresa sino fuera porque la dirección de TVE decidió suspender "temporalmente" a Sonia del divulgativo que, como estaba grabado previamente, simplemente dejó de programarse. La excusa es que una comunicadora de espacios infantiles no podía dar esa imagen. Recordemos que fue un robado y que ella no era responsable de que se hubiera publicado, más bien era una víctima pero eso no se tuvo en cuenta. Una vez pasado el escándalo, pregunta en el Congreso incluida para dar explicaciones sobre el despido, "En la naturaleza" regresó a la 2 y a finales de noviembre todavía estábamos recibiendo consejos sobre cómo disfrutar de la arboleda o el mar en verano.